domingo, 14 de julio de 2013

EMPIEZO A TRABAJAR CON UN EQUIPO INFANTIL

Justificación: 

"Conocerse a uno mismo te hace identificar lo que realmente es importante para ti".

Con el paso de los años, ciertos aspectos de mi trabajo cobran una importancia que en otros tiempos no pasarían de ser mero trámite en ese inevitable deseo de crecer, casi siempre demasiado rápido, hacia aquellos logros que un técnico anhela alcanzar.

sábado, 21 de abril de 2012

LA REVOLUCIÓN DE LOS EXTREMOS II

INTRODUCCIÓN

¿Es posible desarrollar un mapa de juego donde el extremo forme parte activa de la creación y toma principal de decisiones en el trabajo ofensivo?.
Hoy por hoy parece que su participación se ciñe a maniobras muy específicias en situaciones especiales: inferioridad numérica, golpes francos, desdoblamientos...
Pero, ¿podemos alterar este concepto?. Generar un auténtico cambio en la forma de ver el juego ofensivo de nuestros equipos:

¡LA REVOLUCIÓN DE LOS EXTREMOS!

En las próximas entradas voy a intentar dar mi visión desde una serie de posiblidades con las que realzar el protagonismo de estos jugadores en nuestro juego. Lo haré desde tres ámbitos:
  1. La aparición del extremo como generador de soluciones tácticas individuales y colectivas en el contraataque.
  2. El juego posicional desarrollado a través de un trabajo de creación basado en situacones circulantes sin estructuras rígidas.
  3. El juego posicional dentro del ámbito de su puesto específico.

Centraremos estas ideas en aspectos teórico-prácticos que no harán incapié en los condicionantes más primarios de cada ámbito.
Se tratará de adecuar estas posibilidades según el perfil cualitativo y etapa de formación de los jugadores integrantes del equipo.
La constante preparación y entrenamiento para un desarrollo técnico/táctico individual no es objeto de estas entradas, sin por ello dejar de manifestar que sin un adecuado desarrollo, todo lo que voy a exponer carece de utilidad y solo servirá para generar un sentimiento de frustración tanto en el entrenador como aquellos jugadores elegidos para tales tareas, dada la complejidad de las mismas.







LA APARICIÓN DEL EXTREMO COMO GENERADOR DE SOLUCIONES TÁCTICAS INDIVIDUALES Y COLECTIVAS EN EL CONTRAATAQUE

COMPONENTES TRADICIONALES EN LAS TAREAS ASIGNADAS AL EXTREMO

Tradicionalmente se sabe que el extremo suele formar  parte de dos tareas en las que aplica todo su esfuerzo y calidad:

1ª OLEADA:

Probablemente la más reconocida de todas.
Es difícil no identificar en cada equipo jugadores que con brillantísimas acciones llenan de espectacularidad nuestro juego y en más de una ocasión "nos sacan de algún apurillo". Gracias a sus acciones sólo ratifican mi idea que de los pequeños genios que brotan en este puesto específico, acostumbrados a "vivir" en condiciones desiguales al resto de sus compañeros, surge la necesidad de encontrar "grandes remedios para grandes males...".


2ª OLEADA:

El extremo también se ha ido integrando con un papel cada vez más significativo en las acciones de segunda oleada.
Las finalizaciones se producen con mayor frecuencia en zonas exteriores aunque ello no cumpla principios defendidos tradicionalmente y otro tipo de acciones espontáneas o premeditadas (circulaciones, desdoblamientos, cortinas, cruces...) generan un papel que ha evolucionado positivamente para lograr un mayor equilibrio en el juego de los equipos.
Al final, "la magia" que nuestros extremos poseen también nos ayuda a crear imaginativas soluciones que desequilibran los esquemas inicialmente previstos por tu rival.
Ese especial sentido de supervivencia, de encontrarte en la cuerda floja sin más remedio que "inventarte algo..." provoca que lo aparentemente espontáneo se vuelve enriquecedor y lo enriquecedor aumenta el nivel de peligrosidad de nuestros equipos.

¡Fijaros en este ejemplo!. Se corresponde con probablemente la jugadora más creativa en la finalización que he tenido la suerte de entrenar.
Alguien que sin ella darse cuenta, en poco tiempo, se ha convertido no sólo en una magnífica finalizadora, sino también en una co-directora de algunas de las más peligrosas acciones de juego de nuestro equipo. Inteligencia y percepción, se suman a su especial habilidad para jugar y hacer jugar a los demás.
Y aún con un largo camino por recorrer y muchas cosas por mejorar, con permiso de su vocación: ¡enhorabuena Doctora...!.

NUEVAS POSIBILIDADES, NUEVAS APORTACIONES. UNA VISIÓN DIFERENTE DEL EXTREMO

Quizá fueran ellos, quizá otros muchos nos abrieron el camino, pero las primeras imágenes que me provocan buscar un camino para darle al extremo un papel nuevo al tradicional que se le otorga en un equipo, viene de una lejana generación de jugadores soviéticos, quienes en la Olimpiada de Seul 88 como punta del iceberg de su éxito, dotaron a nuestro juego de una nueva interpretación de lo que podían significar los roles del extremo dentro del contraataque.
La aparición de Karzakevich o Gopin "conduciendo" desde zonas centrales o laterales la segunda oleada del contraataque de la URSS, aportando soluciones para finalización en profundidad y otras que facilitaban diferentes maniobras al resto de jugadores con un rendimiento extraordinario, empezó a sugerirnos que podíamos contruir extremos más multidisciplinares.
Extremos que mucho más alla de tareas tradicionales, podían ser aprovechados en función de su perfil, para otras actividades que harían más rico el juego de un equipo.

CONSTRUIR UN CONTRAATAQUE DESDE UN "EXTREMO-DIRECTOR" DE JUEGO EN 2ª-3ª OLEADA

Surgidas constantes evoluciones en las que podemos ver que el protagonista de esta entrada no es ya un mero comparsa en tareas de creación, tal y como desde la decada de los 90 hasta la actualidad venimos observando, ¿por qué no dar un paso más?.
Vamos a convertir al extremo en un factor desequilibrante desde zonas incialmente alejadas de ámbitos de influencia en el transporte del balón para, con un componente sorpresa inesperado para el contrario, hacerlo parte activa de los momentos principales en los que 2ª o 3ª oleada, tal y como es entendido actualmente el contraataque en nuestro deporte, toman cuerpo para ser arma eficaz  ofensiva.

PROPUESTA:
Convertir al extremo inciador en un jugador móvil que en plena circulación hacía zonas centrales del campo se transforma en conductor del balón y posibles soluciones tácticas individuales ó colectivas que surgen.

FASE - 1: Posición, situación después de lanzamiento.
Este podría ser el punto de partida desde una defensa 5:1 clásica.
Las tareas inciales no varían con una salida en 1ª oleada de extremos y pivotes, mientras central y laterales son encargados de transportar el balón hasta como mínimo el medio campo.

FASE - 2: El extremo-director abandona su zona de actuación incial para empezar a tomar responsabilidades.
Es a partir de aqui donde empiezan a surgir las variantes que esta posibilidad plantea.
Conducido el balón hasta medio campo y abortada la posiblidad de un contraataque directo, el extremo-director de juego (en nuestro caso 6), abandona su zona de influencia inicial para tomar responsabilidades de transporte y decisión a traves de un movimiento en circulación hacía espacios libres de ocupación en zona central.
Desde ese momento la calidad individual del jugador y el constante entrenamiento planteable, dotará al movimiento de la riqueza y eficacia necesaria para conseguir un rendimiento adecuado.
La acción del extremo-director, provocará un reajuste espacial del resto de jugadores con el fin de mantener los principios de anchura y escalonamiento exigibles en cualquier contraataque.
Como consecuencia de ello, surgirán abandonos temporales o definitivos del puesto específico y permutas de posiciones que la dotarán de mayor peligrosidad.
El enfrentamiento entre perfiles de jugadores heterogéneos por diferencias de carácter físico-técnico-táctico es uno de los objetivos básicos para lograr el rendimiento deseado.

FASE - 3: Encadenamiento a través de un proceso continuado de 2ª y 3º oleada.
A partir de la finalización de la fase 2 de este proceso, queda la parte más importante.
El momento en el que nuestro extremo-director debe jugar y hacer jugar (maestro Laguna dixit).
Para ello se deben plantear diversas variantes en las que el objetivo fundamental será el mayor aprovechamiento posible de las cualidades del resto de los jugadores participantes.
Medios básicos como cruces o permutas darán paso a una continuidad a través de otros más complejos como desdoblamientos que transformen el juego 3:3 en uno  2:4 con el consiguiente desequilibrio que por el principio de adaptación en espacio o tiempo limitado se provoca.
Pensemos que estamos desarrollando algo en el que la velocidad en plena transición es indispensable para lograr el mayor rendimiento posible (principio básico de cualquier contraataque).

Y ADEMÁS EL CONTRAGOL...
¡Qué importante se ha vuelto para nuestro juego la aparición de esta faceta!.
Muchos son los equipos que la practican y siempre desde diversas formas más o menos estudiadas.
Sin embargo, bajo mi punto de vista, si hay alguien dotado para generar eficacia en este apartado es sin duda el extremo.
La velocidad requerible, unida a factores como verticalidad/sentido del juego profundo, se suman al bagaje de roles de un extremo-director quien puede adoptarla como una de las acciones predilectas de cualquier equipo con un mapa de juego que contemple la aportación de estos genios bajo ese prisma.
Mi equipo ha tratado, durante esta temporada, poner en práctica dicha tarea y la verdad que los resultados han sido en términos generales excelentes.
Quizá gracias a que tuvimos la fortuna de disponer de jugadoras dotadas para llevarlo a la práctica.
Desde el entrenamiento continuado y un compromiso firme, lograron asimilar como propia una filosofía basada en la explotación hasta las últimas consecuencias de este factor y lo cierto es que una vez más, ellas fueron las grandes protagonistas del éxito.

PROXIMA ENTRADA.
LA REVOLUCIÓN DE LOS EXTREMOS III: El juego posicional desarrollado a través de un trabajo de creación basado en situacones circulantes sin estructuras rígidas.




viernes, 13 de abril de 2012

LA REVOLUCIÓN DE LOS EXTREMOS I



JUSTIFICACIÓN

DE LOS JUGADORES SE APRENDE...

Desde que empecé mi etapa como entrenador he podido compartir muchísimas horas de trabajo con decenas de jugadores y jugadoras que me han ayudado a forjar una manera de ver "mi balonmano".
Con su aportación, entre otras cosas, ha evolucionado mi manera de entender este deporte y darle los matices que más me pueden implicar en un quehacer del que todos deberíamos aprender que la constante interrelación entre jugadores y técnicos es clave para obtener la consecución de los objetivos que se plantean en el equipo.
A veces a los entrenadores nos da miedo decir esto, por una absurda sensación de que con ello perdemos nuestra mal entendida jerarquía, pero en cambio a mi me enorgullece decir, que ha sido de los jugadores que he podido ver, estudiar y sobre todo compartir horas de trabajo, de quienes más he aprendido para encontrar un camino en donde espero llevar tan sólo, un pequeño tramo recorrido.


MI PASIÓN POR LOS EXTREMOS...

Por no se que extraña razón, ver un partido de balonmano me lleva indefectiblemente a fijar mi atención siempre, como uno de los primeros factores de observación, en quien anda "funcionando" por los extremos de cada equipo.
Es algo que me ha llevado a seguir con auténtica vocación los diferentes perfiles que se pueden observar y a definir de entre los existentes, aquel  con el que por sus características físico-técnico-tácticas más me ha interesado.
Desde el pasado llegan a mi memoria las primeras imágenes que en un banquillo tuve la suerte de vivir: Valeri Gopin. Ese extremo, central, lateral, universal... Jugador capaz de integrarse en un Puleva Maristas de Málaga legendario con la misma facilidad que lideraba una generación mítica del Equipo Nacional de la Unión Soviética, donde fue otro ejemplo más de la fábrica de magníficos jugadores para este puesto específico generados.
Me hace gracia leer y escuchar como desde algunos foros se habla de una Rusia "anticuada" en su juego, que no evolucionó desde aquel balonmano de entonces...
Es cierto que nuestro juego avanza cada minuto, pero ese juego cuyo fundamento defensivo y de rápidas transiciones puede ser uno de los pilares del actual balonmano, debería ser suficiente motivo para tratar con el más absoluto respeto una escuela de la que todos nos nutrimos, aunque a veces ni nos demos cuenta.
Herederos de aquel perfil generado por jugadores como Gopin, capaces de ser algo más que un finalizador en ataque posicional o jugador de contraataque en 1ª oleada, nacen otros de entre los que me quedo con la versatilidad de dos brillantes exponentes del balonmano actual: el eslovaco Stranovsky, quien en las últimas temporadas ha dejado muestra de su calidad en las filas del Ademar León.
Un jugador capaz de darle a León victorias desde la más pequeña rendija de su esquina natural, hasta convertir una acción imposible en un gol maravilloso, jugando en posiciones de 1ª línea.
La rumana Valentina Ardean que con su participación en el Equipo Nacional de Rumanía o en su club Oltchim, me sigue sorprendiendo cada minuto por su espíritu de liderazgo y capacidad de variar sus acciones más allá del puesto específico en el que inicialmente juega. Ver una jugadora de su tipología afrontar la más dura prueba en una competición oficial de Equipos Nacionales desde una posición aparentemente no hecha para ella (lateral izquierdo) o sopredernos a todos con constantes acciones en las que abandonando su puesto específico es capaz de generar un desconcierto absoluto en las defensas rivales, unido a un su inagotable espíritu de lucha, serían suficientes motivos para dedicarle una tesis completa a esta bravísima jugadora.

Y DESDE QUE EMPECÉ ELLAS O ELLOS...

Porque junto a ellas y ellos pude o puedo seguir mejorando, experimentando y sobre todo aprendiendo todo lo que año tras año pueden dar de si en un puesto a veces tan ingrato y sacrificado.
Porque cada minuto que entro en la pista, descubro junto a ellas la manera de desarrollar ese que podría llamarse con total humildad "mi modelo de extremo".
Un modelo que algunos de los que trabajamos en esta loca historia del balonmano compartimos al pretender que represente, dentro de un mapa de juego, algo más que simples finalizadores del juego posicional ofensivo o "estiletes" de un contraataque directo tradicionalmente interpretado.
Porque gracias a todos ellos generamos un estilo en el que forman parte activa de la creación y toma de decisiones dentro de un proceso menos heterodoxo pero que puede y debe ser más rico e imprevisible en todos los sentidos.
Con ellos, en definitiva,  despierto mi imaginación para que desde las limitaciones que surjan,  desarrollemos juntos nuevas "maniobras" que nos enriquezcan tanto individual como colectivamente.
Sería injusto no citarlos a todos. Todos han "inspirado" de alguna manera estas próximas entradas, pero sin ninguna duda algunas y algunos son más decisivos en mi interpretación de las cosas y su posterior evolución.
Sin orden ni concierto pero para que quede constancia de mi agradecimiento, gracias a F.B., L.D., A.LL., P.O., B.A., MP.B., S.G., B.S., J.A. y V.C.
Sin vosotros y otros muchos como vosotros, no hubiera sido posible despertar mi imaginación para culminar esta pequeña REVOLUCIÓN, de la que sois protagonistas.



jueves, 29 de marzo de 2012

JUGAR EN INFERIORIDAD NUMÉRICA OFENSIVA "NO MOLA"

Desde hace un tiempo diferentes escuelas de balonmano han diseñado lo que tradicionalmente son, llamadas por los técnicos, situaciones especiales de juego ofensivo en inferioridad numérica, con la aparición de un sexto jugador que obliga a la sustitución del portero, quien en dichas tareas ofrece poco o nada al rendimiento global del equipo.
La misión parecía arriesgada y debimos "convencernos" a través de valientes propuestas generadas desde Escandinavia, Alemania o incluso más recientemente España, con la conocida aportación del 4 Rayas Bm. Valladolid y su técnico Juan Carlos Pastor, para darnos cuenta de que el balonmano debía avanzar un paso más en su búsqueda de un  juego atractivo, dinámico pero a la vez complejo.
Extraer conclusiones desde un blog acerca de cuáles son los motivos por los que una apuesta como esta, debería convertirse, no a mucho tardar, en una tendencia y finalmente en una situación más del juego que deportistas, técnicos y público identificaran con la misma naturalidad que actualmente lo hacen con, por ejemplo, el sistema defensivo 6:0, es algo que dejo para quienes leyendo esta entrada, sean capaces de reflexionar al respecto de por qué jugamos con un jugador menos en ataque, cuando disponemos de las herramientas para hacerlo en igualdad, aún asumiendo los riesgos que ello implica, pero que bien entrenados, son minimizables hasta el límite de hacer de la dificultad virtud,  formando a todos nuestros futuros talentos, desde muy pequeños, en el hecho de que...
Jugar en inferioridad numérica ofensiva "no mola".

Os dejo un pequeño gráfico donde podéis ver la alternativa planificada por mi equipo de División de Honor Plata y que viene realizando toda la temporada con resultados estadísticos muy correctos.
Sólo es un ejemplo de otros muchos observables en diferentes grupos de Alto Rendimiento.
Confío pueda serviros como reflexión para una calurosa noche de primavera como la que tenemos en Oviedo, al escribiros estas letras.